Nuestro cuerpo no está diseñado para estar parado.  Pasamos demasiado tiempo sentados y nuestros músculos, huesos y órganos necesitan el movimiento y la actividad física para mantenerse en forma y sanos.

Nuestro cerebro no es una excepción. Este músculo está más protegido y sano en un cuerpo saludable y en un físico saludable. Además, se ha demostrado que a mayor actividad aeróbica, menor degeneración neuronal, y esto implica que nuestras funciones cognitivas permanecen en un mejor estado y en un mejor rendimiento durante más tiempo, y sobre todo si practicamos actividades que hagan que nuestro cuerpo trabaje el ejercicio.

Todo esto mantiene nuestras funciones cognitivas básicas, como la concentración y la memoria. Las últimas investigaciones en el campo de la neurociencia, han demostrado que hay ciertos patrones de movimiento que producen un tipo de proteína cerebral que se llama la neurotrofina, que activa el cerebro y combate esos efectos del envejecimiento mental. Así mismo también se ha demostrado, que el ejercicio también favorece que las células cerebrales se regeneran y aunque queda mucho por saber sobre este tema, lo que está muy claro es que el entrenamiento que une ejercicios aeróbicos con ejercicios de fuerza, favorece los beneficios cognitivos del cerebro.

El tiempo mínimo de práctica de estos ejercicios para conseguir esos efectos y es impacto positivo son aproximadamente 30 minutos de sesión.

Por último, pero no menos importante, es que el ejercicio físico nos hace segregar serotonina y mejorar nuestro estado de ánimo, es decir, nuestra salud mental. Además favorece la disminución de problemas mentales como el estrés, la depresión, la ansiedad, y problemas mentales, que por cierto, no son ajenos a ninguno de nosotros.

Podemos, en algún momento de nuestra vida, sufrir ansiedad, estrés o depresión por los acontecimientos que nos pasan. El ejercicio y el estado de ánimo van muy de la mano en relación con nuestras emociones y nuestros pensamientos.

Ocurre una cosa muy curiosa y es que cuando hacemos ejercicio, favorecemos la oxigenación de nuestro cuerpo y también por supuesto de nuestro cerebro y de esta manera ayudamos a que todo eso que puede estar bloqueado y que puede estar atrapado, se movilicen. No es de extrañar, que sea precisamente cuando nos movemos y estamos enfocados en una actividad físico-deportiva, que podamos a empezar a solucionar este tipo de problemas. Cuando vamos a correr, a nadar, cuando tenemos un ejercicio físico, lo que sucede es que esas barreras que tenemos activas se eliminen y damos paso a un nivel de conciencia personal y emocional muchísimo más profundo.

Por eso se recomienda tratar los temas que nos tienen con la mente un poco inquieta y bloqueada con algún tipo de actividad física. Nadar o practicar yoga son excelentes ejercicios y también podemos hacerlos solos o acompañados, eso también favorece que hablar de los problemas y soltar fuera lo que tenemos sea beneficioso para el cuerpo y la mente.

También podemos llevarnos todos esos beneficios que tiene respirar aire limpio y sobre todo estar en contacto con nuestro máximo bienestar integral.

Mejora tu estado de ánimo con actividad física saludable

ALIMENTACIÓN | 0 Comments

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>