Recomendaciones que debes tener en cuenta si quieres complementar tu práctica deportiva con una alimentación balanceada

Para empezar, te vamos a dar una recomendación infalible, si quieres tener un estilo de vida fitness y no morir en el intento, lo mejor que puedes hacer es programar las comidas con anticipación. Esto quiere decir que, independientemente de tu dieta, dejes preparada la comida el día anterior, con esto, te asegurarás de que no vas a comer cualquier cosa o que te saltes comidas.

Desayuna saludablemente

Si eres de los que entrenas en la mañana, la recomendación es que te levantes lo suficientemente temprano como para que puedas comerte tu desayuno, por lo menos, una hora antes de hacer ejercicio. Según estudios, comer carbohidratos antes de hacer ejercicio, puede mejorar considerablemente tu rendimiento permitiéndote entrenar por más tiempo y con mayor intensidad. Al no comer, tu cuerpo se sentirá sin energía.

La idea es que puedas desayunar algo liviano, haciendo mucho énfasis en los carbohidratos para obtener la energía necesaria para tu cuerpo. Algunas opciones de desayuno para antes de entrenar pueden ser:

  • Leche con bajo contenido de grasa.
  • Cereales o panes integrales.
  • Una banana.
  • Yogur bajo en grasa.
  • Un panqueque de avena.

Si eres de los que tomas café en la mañana, no te preocupes, puedes beberlo antes de hacer ejercicio.

El tamaño de las porciones importa mucho

Ten cuidado, no comas mucho antes de hacer ejercicio. Sigue estas recomendaciones básicas:

  • Comidas abundantes: debes consumirlas por lo menos, tres o cuatro horas antes de entrenar.
  • Comidas pequeñas o bocadillos: estos debes consumirlos alrededor de una a tres horas antes de entrenar.

Si tu alimentación es abundante antes de practicar algún deporte, esto puede dejarte una sensación de pereza, que te impedirá rendir al máximo. Y si, por el contrario, comes muy poco, es posible que no tengas la energía para mantenerte lo suficientemente fuerte durante tu entrenamiento.

Consume refrigerios

Muchas personas pueden comer pequeños refrigerios antes y durante la actividad física. Pero esto es algo muy personal, chequea cómo te sientes y analiza qué es lo que te da los mejores resultados. Esos refrigerios que consumes antes de hacer ejercicio, seguramente, no te darán más energía si el entrenamiento dura menos de una hora, pero, lo que sí te pueden evitar es esa sensación de hambre que en muchas ocasiones suele desconcentrarte.

Pero, si llevas un entrenamiento que dura más de una hora, podrías obtener algunos beneficios si consumes un alimento con carbohidratos mientras haces deporte. Estas son algunas buenas opciones de refrigerios:

  • Una barra energética.
  • Yogurt bajo en grasa.
  • Una banana, manzana o cualquier fruta fresca.
  • Batido de frutas.
  • Galletas de harina integral.
  • Barra de granola baja en grasa.
  • Sándwich de mantequilla de maní.
  • Bebida deportiva.

Es muy importante comer un refrigerio saludable, especialmente, si tus planes son entrenar fuertemente durante varias horas después de la comida.

Come después de entrenar

Es necesario que tus músculos se recuperen y reemplacen reservas de glucógeno. Por lo tanto, lo mejor es que ingieras una comida que contenga carbohidratos y proteínas, esto lo deberás hacer dentro de las dos horas posteriores al entrenamiento. Estas son algunas buenas recomendaciones de la alimentación que puedes ingerir después de entrenar:

  • Yogurt bajo en grasa y fruta.
  • Batido de recuperación.
  • Pavo en pan integral con vegetales.
  • Sándwich de mantequilla de maní.
  • Verduras con la proteína de tu elección.

Mantente hidratado

No puedes olvidarte de beber líquidos. Es importante que bebas la cantidad adecuada antes, durante y después de entrenar y así prevenir la deshidratación. Para mantenerte bien hidratado, el Colegio Americano de Medicina del Deporte te hace las siguientes recomendaciones importantes. Trata de convertirlas en hábitos, solo así será más fácil hacerlas parte de tu día a día.

  • Bebe por lo menos 2 o 3 vasos de agua dos o tres horas antes del entrenamiento.
  • Durante tu práctica deportiva, bebe entre medio y 1 vaso de agua cada 15 minutos.
  • Bebe entre 2 y 3 vasos de agua después de la actividad física por cada libra de peso que pierdas durante el entrenamiento.

Definitivamente, el agua es la mejor forma de reponer el líquido perdido durante el entrenamiento y es fundamental para llevar una alimentación saludable y un estilo de vida fitness. Olvídate de esos refrescos azucarados que, finalmente, te harán más daño que bien.

¿Cómo saber si estás llevando una alimentación balanceada que te dará resultados?

Lo primero que debes hacer, es buscar la ayuda de un profesional quien te dará una dieta personalizada según sean tus objetivos. Al comenzar con una alimentación balanceada y consciente, comprueba tu peso en la báscula, puede ser cada semana. Pero, debes saber que esto no es 100 por ciento fiable, pues el peso puede variar por muchos factores, por ejemplo, la retención de líquidos.

Entonces, una buena idea para saber si la alimentación que estás llevando te está permitiendo alcanzar tus objetivos, es que tomes todas tus medidas (brazos, caderas, cintura, etc.) con la ayuda de un metro y compruebes si estás ganando o perdiendo. De esta forma podrás ver si estás avanzando o progresando.

Esperamos que os sea de ayuda. No olvidéis dejar vuestro comentario y seguirnos en nuestras redes sociales:

http://aerobi.co
https://www.facebook.com/ejercicio.aerobico

https://instagram.com/aerobi.co

Realización: http://medya-audiovisual.com/

Abdominales Tonificados: el secreto del six pack

ALIMENTACIÓN | 0 Comments

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>